La Ley de Servicios Digitales es importante para las grandes empresas y pymes de Europa


Queremos hacer de Europa un líder mundial digital. Las empresas digitales estadounidenses y asiáticas están tomando la delantera en el campo digital, mientras que las empresas de tecnología europeas luchan por competir a nivel mundial. Los gigantes digitales estadounidenses se están beneficiando de nuestro mercado interno y nuestras infraestructuras. Necesitamos proteger nuestro mercado interno y lograr la independencia de las empresas de tecnología de EE. UU.

La Ley de Servicios Digitales (DSA) y la Ley de Mercados Digitales (DMA) serán nuestra oportunidad para dar forma a la economía digital, no solo a nivel de la Unión Europea, sino también para convertirla en un creador de estándares para el resto del mundo. Para llegar allí, necesitamos modernizar las reglas de los servicios digitales. La Directiva sobre comercio electrónico, que hasta ahora ha sido la piedra angular para ello, se remonta al año 2000.

El principio de equidad en el mercado debe desempeñar un papel fundamental en las nuevas reglas. La UE va a construir un mercado interior digital de manera que cada individuo, cada consumidor, cada empresa de la UE tenga sus derechos respetados. Algunas grandes empresas de tecnología actúan como una especie de guardián para acceder a otros servicios y productos. Ahora tienen demasiado poder. Queremos reglas y mecanismos fuertes, que aseguren que los guardianes no puedan hacer falta. Necesitamos procedimientos y sanciones más rápidos para quienes incumplan repetidamente nuestras normas europeas.

La Ley de Mercados Digitales prohibirá estas prácticas desleales. Debemos actualizar las reglas para el contenido compartido en las redes sociales y los mercados en línea para adecuarlos al mundo digital de hoy y de mañana. El principio rector es que lo que es ilegal fuera de línea tiene que ser ilegal en línea. Internet no debe ser el Salvaje Oeste. Con la Ley de Servicios Digitales, estamos creando reglas comunes sobre la denuncia de contenido ilegal que debe eliminarse o bloquearse lo antes posible.

Gracias a la Ley de Servicios Digitales, también protegeremos a los consumidores aumentando la transparencia y la seguridad de los productos en los mercados en línea y estableciendo reglas para el uso generalizado de la Inteligencia Artificial.

Las micro, pequeñas y medianas empresas deben ser excluidas de las cargas administrativas en la mayor medida posible para que tengan espacio para crecer e innovar. La investigación muestra que la ganancia potencial de completar el mercado único digital de servicios podría ascender a 100 000 millones de euros, crear 3,8 millones de puestos de trabajo y reducir el coste de las administraciones públicas en un 15-20%.

No es exagerado decir que las pequeñas y medianas empresas son la columna vertebral de la economía europea. Con 23 millones de pymes, un número que ha aumentado constantemente año tras año, empleando a más de 100 millones de europeos, es decir, poco menos de 1 de cada 4 de nosotros, es justo decir que sin las pymes estaríamos mucho peor. Responsables de más del 50% del crecimiento del PIB de Europa, las PYME son los motores que nos impulsan, innovando constantemente al mismo tiempo que prestamos servicios a las comunidades locales de Europa.

Pero la existencia de pymes es frágil. Muchos operan con márgenes estrechos o en comunidades donde los ingresos disponibles para comprar sus productos son limitados. Las tiendas físicas ya no pueden depender de las pisadas locales, especialmente porque Covid-19 nos ha obligado a todos adentro y en línea. El futuro es digital.

Es por eso que las herramientas accesibles y de bajo costo son tan importantes para las PYMES. La digitalización requiere inversión, pero la inversión conlleva la posibilidad de obtener más recompensas: la capacidad de llegar a nuevos clientes, diversificar su audiencia y, en definitiva, crecer. Para operaciones ágiles y ligeras que no cuentan con amplios presupuestos de marketing, la publicidad digital ha sido un regalo del cielo.

La capacidad de personalizar los anuncios y llegar a los consumidores que las empresas saben que pueden estar interesados ​​en lo que tienen para ofrecer ha permitido que prosperen los mercados de servicios digitales y de comercio electrónico en los rincones más remotos del bloque, vendiendo a los países vecinos sin problemas y ofreciendo un rendimiento incomparable. acceso a una gama de productos más amplia que nunca.

Europa tiene ahora un ecosistema digital próspero, del que deberíamos estar muy orgullosos. Incluso cuando llegó la pandemia, muchos mercados de Europa del Este experimentaron un crecimiento de dos dígitos en sus ofertas de comercio electrónico. Sin embargo, las nuevas propuestas de algunos de mis colegas legisladores han puesto todo eso en riesgo. La capacidad misma de personalizar, una característica de la Internet moderna en la que confiamos todos los días, ha sido atacada a medida que aumenta la preocupación por la privacidad de los datos. El resultado es que la Ley de Servicios Digitales, la mayor actualización de las reglas digitales de Europa en más de dos décadas, se ha convertido en un vehículo para abordar una serie de áreas políticas que nunca se pretendió cubrir. Con miles de enmiendas propuestas que abogan por todo, desde una prohibición total de la focalización hasta obligaciones nuevas y difíciles de manejar para las empresas que lo utilizan.

La Ley de Servicios Digitales es una actualización muy necesaria de nuestras reglas digitales. La tecnología ha avanzado mucho en las dos décadas transcurridas desde la entrada en vigor de la Directiva sobre comercio electrónico. Pero el marco que elijamos debe ser flexible y preparado para el futuro, proporcionando a las empresas la seguridad jurídica que necesitan para invertir. e innovar para el futuro y garantizar que todos los jugadores estén sujetos a las mismas reglas. Las restricciones a los anuncios dirigidos no contribuirían en nada a la igualdad de condiciones y privarían a las PYME de la capacidad de comercializar sus productos.

Las empresas que más utilizan la publicidad dirigida tienden a ser operaciones pequeñas y ágiles con presupuestos ajustados. Buscan el mejor retorno de la inversión y la capacidad de llegar a clientes que saben que estarán interesados ​​en lo que tienen para ofrecer. Ya sea un productor artesanal de alimentos en Italia o una empresa de turismo aquí en Croacia que compite en un mercado global para atraer nuevos viajeros, las PYME que utilizan anuncios dirigidos han optado por hacerlo porque combinan el bajo coste con la eficacia.

Ya existe, en la forma de nuestro Reglamento general de protección de datos líder en el mundo, un instrumento diseñado para salvaguardar la privacidad de los datos de los ciudadanos europeos. La aplicación adecuada del RGPD disiparía la mayoría, si no todas, las preocupaciones planteadas sobre los anuncios dirigidos. Esto permitiría a las PYME seguir utilizando las herramientas que necesitan para llegar a nuevos clientes y crecer al mismo tiempo que se protegen los derechos de los europeos.

La propuesta de la Comisión para el ASD tenía por objeto actualizar nuestro marco horizontal. En cambio, hemos visto miles de enmiendas sectoriales específicas, que transformarían la naturaleza de la legislación. Los anuncios dirigidos son solo un ejemplo, pero hay muchos más.

Mientras mis colegas de la Comisión IMCO votaron anoche sobre las enmiendas al DSA, antes de la finalización de la posición conjunta del Parlamento Europeo, les insto a recordar que todos los reglamentos tienen consecuencias, intencionadas y no intencionadas. Es por eso que cualquier restricción en los canales de marketing vitales debe basarse en pruebas sólidas que demuestren que cumplirán los objetivos declarados y que los beneficios superarán las claras consecuencias negativas.


Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

¿La crisis climática conducirá al fin de la humanidad?

Por primera vez en su larga historia, la humanidad está en peligro real de extinción. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.