El euro a 20 | nueva europa


La mayoría de los europeos mayores de 30 años seguramente recuerdan el 1 de enero de 2002, cuando los primeros billetes nuevos en euros pudieron retirarse de los cajeros automáticos de todo el continente, reemplazando sus marcos, francos, liras, pesetas, florines. Tengo un recuerdo especial de la introducción del euro hace 20 años.

El día de Año Nuevo de 2002, entrevisté a Romano Prodi, entonces presidente de la Comisión Europea, en Viena. Elogió el diseño de los billetes del austriaco Robert Kalina. Cuando objeté y mencioné que no había personalidades, solo elementos arquitectónicos abstractos, dijo que se podría haber representado a Goethe, Dante o Molière, “pero entonces habría comenzado la discusión sobre quién estaría en los billetes más altos”.

Prodi también enfatizó que el euro fortalecería la economía europea y haría mucho para desarrollar una identidad europea.

Esa predicción se ha hecho realidad. Casi ningún otro elemento se asocia tanto a “la Unión Europea” como la moneda común. Para los más jóvenes, en particular, el euro, que es la moneda oficial en 19 países europeos, así como en otras seis naciones de Europa, se ha convertido en parte de su vida cotidiana.

En el mercado único de la UE, el euro facilitó y promovió el comercio transfronterizo. También ha demostrado su valía a nivel internacional al convertirse rápidamente en la moneda de reserva más importante del mundo después del dólar.

Los primeros dolores que soportó la moneda única fueron, sin embargo, severos. El gobierno alemán, en particular, sabía que la mayoría de los alemanes querían conservar el marco alemán. Helmut Kohl, el canciller alemán en ese momento, vio la moneda común como una oportunidad para que los miembros de la UE crecieran más juntos.

Ante la insistencia de Alemania, previamente se había introducido y consagrado en el “Pacto de Estabilidad y Crecimiento” un tope a la nueva deuda anual (3 por ciento) y a la deuda total (60 por ciento del PIB). Pero cuando países como Alemania y Francia violaron estos requisitos, no se impusieron sanciones, como se pretendía. Esto alentó a los países más pequeños a endeudarse que no podían pagar.

Se ha acusado al euro de haber desencadenado subidas de precios. De hecho, las tasas de inflación eran más altas antes de que el euro reemplazara a las monedas nacionales. Pero en algunas áreas, como en el comercio de restaurantes, el euro dio lugar a notables saltos de precios poco después de su introducción.

Los expertos estadounidenses, en particular, no habían dado al euro un largo futuro sin una política fiscal común con tipos impositivos armonizados. De hecho, los desequilibrios en los déficits por cuenta corriente, desencadenados por la inflación provocada por el endeudamiento excesivo, pronto provocaron problemas importantes en la eurozona. Los países del GIISP (Grecia, Italia, Irlanda, España y Portugal) fueron los más afectados. Grecia, en particular, había sido admitida en la eurozona sobre la base de estadísticas económicas falsificadas. La amenaza de la bancarrota nacional en 2010, que posiblemente habría significado el fin del euro, solo pudo evitarse con una amplia ayuda financiera y drásticos planes de austeridad para Grecia.

En 2012, el expresidente del Banco Central Europeo, y ahora actual primer ministro italiano, Mario Draghi, pudo defenderse de los ataques al euro por parte de los especuladores financieros prometiendo comprar bonos de los miembros de la UE sin límites, si fuera necesario. Con las palabras de hacer “lo que sea necesario”, Draghi salvó el euro.

Desde entonces, los opositores al euro, que siempre han advertido contra una “unión de la deuda”, en la que los países con presupuestos equilibrados tendrían que acudir en ayuda de los pecadores deficitarios, han visto confirmados sus temores. Recientemente, ha habido crecientes críticas al Banco Central Europeo por mantener tasas de interés bajas, a pesar de la mayor inflación, que ha devaluado los depósitos de ahorro.

Con miles de millones en ayuda para impulsar la economía dañada por la pandemia, la UE se ha alejado aún más de los criterios de estabilidad. El nuevo gobierno alemán ha anunciado que no se olvidará de los países más afectados por la pandemia en lo que respecta a la ayuda por el Covid. El ministro de Finanzas de Alemania, Christian Lindner, que anteriormente siempre había descartado una unión de deuda, ahora muestra una voluntad de compromiso debido al hecho de que Alemania también tiene la responsabilidad de la estabilidad política de toda la UE y la cohesión de la eurozona. Además, el Banco Central Europeo está estudiando ahora la posibilidad de un “euro digital” para complementar el efectivo.

El balance de la moneda única puede considerarse más o menos positivo. Otros países de la UE, como Polonia y Croacia, están considerando unirse a la moneda única. En su vigésimo aniversario, la evaluación general es que el euro ha sobrevivido a todas las crisis y ha contribuido significativamente a la estabilidad de la UE.


Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

Global hunger crisis pushing one child per minute, into severe malnutrition • The European Times News

Because of the global hunger crisis, every single minute, one child is pushed into life-threatening, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.