“Los grandes retos políticos mundiales no se deciden en las capitales de Europa”

Karl Habsburg, el empresario de los medios y presidente de la sección austriaca de la Unión Paneuropea, habló con Nueva Europa sobre los déficits de la UE, la crisis del estado de bienestar, las sanciones contra Rusia y la próxima ronda de ampliación.

Habsburg fue miembro del Parlamento Europeo de 1996 a 1999 y está involucrado a nivel internacional en la protección de bienes culturales en áreas de crisis (Blue Shield). Como hijo mayor de Otto Habsburgo, también es cabeza de familia de los Habsburgo.

NUEVA EUROPA (NE): ¿Cuánto ha cambiado la pandemia de Covid Europa, la UE en particular?

Carlos Habsburgo (KH): Todos los requisitos previos habrían estado allí para fortalecer a Europa a través de esta crisis. Hace unos diez años se publicó un artículo sobre la defensa europea en el que se mencionaba una pandemia procedente de Asia como posible escenario de amenaza. Entonces todos podrían haber estado preparados. El principio de solidaridad está presente en los tratados europeos. Pocas personas saben que hay incluso un comisionado de la UE para la gestión de crisis. Taquí habrían estado los instrumentos necesarios para reaccionar a este desafío global de manera europea. Es más, no fueron los intereses nacionales los que se vieron afectados, sino todos los ciudadanos de la Unión Europea, e incluso los políticos, se vieron directamente afectados. Así que la dimensión europea estaba claramente allí.

NACIÓ: Pero en cambio, la pandemia fortaleció a los estados-nación.

KH: La pregunta crucial en una crisis es siempre cómo responder. aceptas el reto? En este caso, la pregunta es sobre un desafío global que no se limita a la política de salud, sino que también tiene aspectos geopolíticos y económicos que reaccionan juntos. Y, además, ¿desentierra viejos patrones políticos y se refugia en la aparente seguridad del estado-nación? Cómo responde uno y cómo responde la política es una cuestión de previsión política. Es una cuestión de liderazgo político y una cuestión de idea europea. Tengo la impresión muy fuerte de que hemos enterrado esta idea europea en los parlamentos y cancillerías estatales de Europa, pero también en el personal directivo a nivel de la UE. Están haciendo políticas con conceptos ideológicos desalmados que solo miran hasta las próximas elecciones y normalmente se caracterizan por las fechas de las conferencias de prensa.

NACIÓ: ¿La cooperación de la UE en materia de política exterior y de seguridad común todavía deja mucho que desear?

KH: Está bien que ahora tengamos un vicepresidente de la Comisión de la UE, Josep Borrell, que es responsable de la política exterior, pero el viejo eslogan del publicista alemán William S. Schlamm todavía se aplica: “Para una política interior, se necesitan buenos contadores; para la política exterior, se necesitan estadistas”. Borrell no tiene ese ojo geoestratégico, como demostró durante su desafortunada visita a Moscú el año pasado. Todos le aconsejaron que no hiciera la visita, luego fue literalmente exhibido en Moscú por el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov. Esto también mostró cómo nos ve Rusia (en Europa) en medio de esta fragmentación.

NACIÓ: Putin no quiere una UE fuerte. Ha promovido partidos anti-UE. La UE ha impuesto sanciones contra Rusia y Bielorrusia, pero ¿funcionan?

KH: Si se aplican correctamente, las sanciones pueden tener un efecto. Pero las sanciones económicas apenas ayudan porque tienen una fuerte repercusión sobre nosotros. Rusia respondió a las sanciones de la UE con medidas recíprocas. El enfoque geopolítico sigue siendo válido. Durante la Guerra Fría, Moscú determinó la política exterior de la Unión Soviética para la mitad oriental de Europa de forma totalitaria. Para la parte occidental libre, Estados Unidos, como socio, era la potencia determinante. Sin querer ofender a nadie en París, Berlín o Madrid, sigue siendo cierto que los grandes desafíos políticos mundiales no se deciden en las capitales de Europa, sino en Washington y Moscú, así como en la China comunista. Europa se encuentra en la periferia de varios focos de conflicto. Pensemos en Oriente Medio, pero pensemos también en la frontera oriental de la UE, donde tenemos una zona de inestabilidad por ataques híbridos. No hay otra forma de nombrar el armamento de los refugiados por parte del régimen totalitario de Alexander Lukashenko. Abogo por acusar al régimen de Lukashenko en la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

NACIÓ: ¿Cómo debería reaccionar la UE ante las amenazas de Putin?

KH: Si quiere tomar medidas contra el putinismo, entonces tiene que ir tras los oligarcas de Rusia. Cada uno de ellos quiere tener su cuenta en Luxemburgo, en la Isla de Man o en otro lugar. Todo el mundo quiere enviar a sus hijos a escuelas suizas oa Oxford. Todos quieren usar su casa en la Costa Azul, su yate en Mónaco. Aquí es donde deberíamos empezar. Tienes que dejarles claro: «No puedes tener el pastel y comértelo también». Nuestro objetivo debe ser apoyar a Rusia en su camino de descolonización hacia un estado pacífico y democrático, basado en el estado de derecho. con los que podamos vivir en una auténtica asociación.

NACIÓ: Volver a la UE. Advirtió contra la nueva deuda masiva que surgió debido al paquete de ayuda de Corona. Pero sin ellos, la economía de la UE se habría derrumbado.

KH: Mis advertencias van más allá de la ayuda de Corona. Hemos construido un sistema maravilloso, el estado del bienestar. Pero simplemente hemos llegado a un límite en el que ya no podemos esperar que todo el mundo cambie a un sistema escandinavo. El problema de un estado de bienestar, que ya no es asequible, existe desde hace mucho tiempo. Y simplemente hemos transmitido nuestros problemas, incluida la protección del clima, a la próxima generación.

NACIÓ: Ha estallado un conflicto en la UE sobre el estado de derecho. La Comisión Europea quiere castigar a algunos países, especialmente Hungría y Polonia, con recortes en los subsidios de la UE debido a violaciones de valores básicos, incluidos los ataques a la libertad de prensa y los derechos LBGT. ¿Cuál es su posición al respecto como gerente de medios?

KH: En principio, es correcto defender principios básicos en la UE, es decir, los derechos humanos, la democracia y la libertad de prensa. Pero también defiendo el principio de subsidiariedad, consagrado en el Tratado de Maastricht. Cuando observo ciertas agitaciones que se están produciendo contra Hungría y Polonia, me parecen irremediablemente exageradas.

NACIÓ: ¿Así que estás defendiendo a Viktor Orban?

KH: En Hungría tampoco se comen las cosas tan calientes como se cocinan. Estoy a favor de implementar un conjunto de principios europeos fundamentales para todos los miembros de la UE. Tengo la sensación de que Orban es un pragmático en muchas áreas, uno no debería condenar, en general, todo lo que hace. Es bien sabido, por ejemplo, que estoy a favor de una política exterior europea y que también apoyo la elección directa de un Parlamento Europeo fuerte. El conflicto no es un conflicto entre Europa occidental y oriental, incluso si algunas personas ahora lo estilizan como una nueva división entre Oriente y Occidente. Esta narrativa está impulsada por ideólogos que la utilizan para retratarse a sí mismos como víctimas de la opresión de Europa Occidental sobre el antiguo Bloque del Este para construir la historia de que son los únicos (y los últimos) en defender los verdaderos valores de Europa. De hecho, es un conflicto entre dos ideologías estatistas y paternalistas, donde una ubica el estatismo a nivel del estado-nación, la otra a nivel de la UE supranacional. Ambas ideologías se caracterizan por una primacía de la política, no por una primacía de la ley.

NACIÓ: Dirige una emisora ​​de radio proeuropea en Ucrania. ¿Cómo surgió la idea?

KH: Hay relativamente pocos medios estatales en Ucrania, por lo que hay mucho espacio para los medios privados. Originalmente, me hice cargo de una estación de música allí. Siempre he mantenido mi área de negocios separada de mis intereses políticos. Con esta buena intención, rápidamente llegué a mis límites en Ucrania. Trabajé con un oligarca (y luego presidente) llamado Petro Poroshenko, que no era muy conocido en ese momento. Era accionista de mi primera estación de radio, que sacamos a la luz y luego vendimos. Cuando se convirtió en presidente, me preguntaron si no quería convertirla en una estación de radio pro europea. Fue la agresión rusa en el este de Ucrania lo que puso al país en un rumbo europeo y también lo unió. Compré la estación de nuevo. Se llamaba JE, que significa Sí y UE en ucraniano. Musicalmente, éramos una especie de concurso de canciones de Eurovisión. También trajimos noticias sobre la UE. Después volvimos a cambiar de emisora ​​porque también queríamos informar sobre la guerra en el oriente del país. En Kiev, la gente apenas escuchó nada sobre los combates en el Donbass. Ahora la estación se llama “Kraina FM” y transmite más música ucraniana. También estoy tratando de obtener más licencias, por ejemplo en el Donbass.

Soldados ucranianos en un puesto de control en la región oriental de Donbass.

NACIÓ: ¿Debe Ucrania unirse a la UE y también a la OTAN? Putin ha amenazado con lanzar una invasión militar de Ucrania si esto sucediera.

KH: La respuesta simple es ‘sí’. Si quieres que Europa esté completa, entonces tienes que hacer un esfuerzo para traer a los países europeos que aún no son miembros de la UE. Por supuesto, tienen que cumplir las condiciones. Pero Ucrania es un país europeo. Para mí, también es una tontería cuando alguien dice que Occidente le ha prometido a Rusia que no admitirá a ciertos países. Eso no ha sido documentado en ninguna parte. Ofrecemos a los países un sistema con perspectiva democrática y de economía de mercado. Hay otra oferta de otro estado: una economía planificada y una dictadura. Son libres de elegir. Ucrania ha dejado claro que quiere orientarse hacia Occidente. La adhesión a la UE ciertamente no ocurrirá mañana, pero la perspectiva de la adhesión debe abrirse. Lo mismo se aplica a las naciones de los Balcanes, pero no a Turquía, que es un rival de la UE. Las personas que quieren impedir esta ampliación no han entendido la historia de la Unión Europea.

NACIÓ: Usted es el presidente de la rama austriaca de la Unión Paneuropea, que fue fundada hace 100 años.

KH: Hace 100 años se fundó en Viena una organización que todavía se considera el origen de la idea de la unificación europea: la Unión Paneuropa. El 17 de noviembre de 1922, Richard Coudenhove-Kalergi publicó su llamamiento “Paneuropa: una propuesta”. Dos días antes, publicó este llamamiento en Periódico Vossisch en Berlín. Habrá un congreso de aniversario de la Unión Paneuropa en Viena del 17 al 20 de noviembre de 2022.


Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

¿Te asustan los chupitos? Un robot portátil puede mejorar tu experiencia

El nuevo robot puede mejorar la experiencia de los pacientes sometidos a procedimientos médicos desagradables. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *