Cuba vivió más de 200 protestas en marzo

Los manifestantes convocaron 232 asambleas contra el Partido Comunista en Cuba a lo largo de marzo, más de la mitad de ellas exigiendo específicamente el fin de la represión de los derechos civiles y políticos, reveló este lunes el Observatorio Cubano del Conflicto (OCC).

El número representa un aumento modesto de las 207 protestas que la ONG documentó en Cuba en febrero, y un recordatorio para el mundo de que la insatisfacción civil y los llamados a poner fin al régimen comunista de 63 años en el país han aumentado, no disminuido. desde la ola de protestas nacionales que sacudió al país el 11 de julio de 2021.

Según los informes, las protestas de julio ocurrieron simultáneamente en cientos de municipios y atrajeron a unas 187.000 personas, todas pidiendo la libertad y la caída del régimen de Castro. Las protestas resultaron en una ola de fuerte cobertura del movimiento por la libertad de Cuba durante algunas semanas en los Estados Unidos, pero la ola de terror posterior que implementó el Partido Comunista para desaparecer a los manifestantes y silenciar a cualquiera que pudiera haberse inspirado a unirse al movimiento no recibir una atención similar. La administración del presidente Joe Biden no ha revelado en el momento de la publicación ninguna estrategia de política exterior coherente para tratar con el vecino de Estados Unidos a 90 millas al sur.

La OCC, una ONG que rastrea la actividad disidente y la represión política en Cuba, dijo en su informe que el régimen de Castro “ha implementado una política de terror extremo” después de las protestas de julio de 2021 en un intento por mantener su control absoluto sobre el poder. pero no ha logrado silenciar “la frustración por la crisis interna generalizada y la falta de libertades, así como las penas desproporcionadas y otros abusos contra [July 11] manifestantes”. El grupo informó que había documentado 2267 protestas entre julio de 2021 y marzo de 2022.

La policía antidisturbios camina por las calles después de una manifestación contra el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana el 12 de julio de 2021. - Cuba culpó el lunes a un "política de asfixia económica" de Estados Unidos por protestas antigubernamentales sin precedentes, ya que el presidente Joe Biden respaldó los llamados para poner fin "décadas de represión" en la isla comunista.  Miles de cubanos participaron en las manifestaciones del domingo coreando "Abajo la dictadura," mientras el presidente Miguel Díaz-Canel instó a los simpatizantes a confrontar a los manifestantes.  (Foto de YAMIL LAGE/AFP) (Foto de YAMIL LAGE/AFP vía Getty Images)

La policía antidisturbios recorre las calles después de una manifestación contra el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel en el municipio de Arroyo Naranjo, La Habana, el 12 de julio de 2021. (YAMIL LAGE/AFP vía Getty Images)

Los cubanos han soportado durante décadas la pobreza extrema, mientras que los miembros de la familia Castro se jactaban de comer langosta, conducir autos lujosos y coleccionar relojes de lujo, debido a que el Partido Comunista asaltó las arcas del gobierno para el beneficio personal de sus líderes. La mala gestión de industrias críticas como la agricultura también ha dejado a los cubanos luchando por alimentar a sus familias, sujetos a un sistema de tarjetas de racionamiento que requiere que muchos vivan de carne rancia y pan duro. La pandemia del coronavirus chino devastó uno de los sectores económicos clave de Cuba, el turismo, y se sumó a la tensión.

Si bien algunos, incluidos miembros de la administración de Biden, intentaron culpar de las protestas de julio al descontento derivado de la pandemia, poca evidencia de las declaraciones reales que hicieron los manifestantes ese día sugiere que este fue el caso. Las protestas posteriores documentadas, explicó OCC esta semana, también fueron llamados explícitos a la libertad política y al fin del comunismo. De las 232 protestas de marzo, 134 abordaron explícitamente la “represión y el abuso político”.

La OCC se refirió a Cuba como una “bomba social de mecha corta”, argumentando que “la psicología de la población no es hoy la que era antes del estallido social del 11 de julio” y los ciudadanos dudan menos en expresar públicamente su descontento.

Muchas de las protestas de este mes abordaron los juicios en curso de personas arrestadas el 11 de julio de 2021 por protestar contra el régimen o por ser encontradas cerca de una protesta. Se cree que el Partido Comunista arrestó a miles de personas, aunque no existe un recuento concreto en el momento de la publicación, ya que el régimen a menudo no acusa formalmente a los disidentes políticos para no contarlos entre los presos políticos, por las protestas y los ha procesado a través de masas. juicios con hasta 30 personas sentenciadas a la vez. El gobierno ha anunciado sentencias de décadas de prisión para algunos de los condenados por participar en las protestas, entre ellos niños y personas cuyas familias dicen que tenían problemas de salud mental documentados.

Los fiscales cubanos han acusado a civiles después de las protestas por «delitos» como «vandalismo», «sedición» y «falta de respeto» (desacato), una violación cubana utilizada esencialmente para significar desacuerdo con el gobierno en cualquier forma. Los niños menores de 18 años han recibido sentencias de hasta 19 años de prisión.

Otros han sido arrestados luego de las protestas por usar las redes sociales para expresar su oposición al gobierno, incluso cuando ninguna evidencia sugiere que participaron en alguna protesta en el mundo real. El lunes, el medio cubano independiente 14 y Medio informó que tres jóvenes fueron condenados a hasta cinco años de prisión por hablar sobre las protestas en un grupo de WhatsApp. Leodán Pérez Colón, de 22 años y condenado a cinco años de prisión, había invitado a amigos a un grupo de Whatsapp titulado “Todos por la libertad” e intentaba organizar protestas. También fue condenado por una transmisión en vivo en las redes sociales en la que supuestamente lanzó varias blasfemias a Miguel Díaz-Canel, el “presidente” testaferro del régimen de Castro.

Cuban Prisoners Defenders, una ONG que registra abusos a los derechos humanos en la isla, reveló en un informe la semana pasada que el régimen de Castro está utilizando tácticas sistemáticas de tortura contra los arrestados tras las protestas de julio. El grupo encuestó a 101 presos y sus familiares y descubrió que la policía somete a los disidentes a, entre otros abusos, “trabajo forzado”, “privación de atención médica”, “confinamiento solitario”, privación de sueño y alimentación, y “humillación, degradación y abuso verbal”. .” Varios de los encuestados tienen ciudadanía extranjera, lo que, según señaló Cuban Prisoners Defenders, ha hecho poca diferencia en el trato que reciben.

“A excepción de Estados Unidos, el resto de los países, España, Canadá y Alemania, por poner tres ejemplos, han dejado hasta ahora a sus ciudadanos sin ningún tipo de protección”, observó el grupo.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.




Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

«Me sentí muy solo»: Un paciente con viruela del mono recurre a TikTok para documentar la enfermedad

Se han registrado más de 7.000 casos de viruela del mono en EE.UU. 02:29 Cuando …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.