2 absueltos, 2 juicios nulos en complot de secuestro del gobernador de Michigan

El jurado estaba estancado en los cargos de dos sospechosos.

Un jurado encontró a dos hombres no culpables el viernes de cargos relacionados con un presunto complot para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y se pidió un juicio nulo para los dos sospechosos restantes después de que el jurado llegó a un punto muerto en sus cargos.

Adam Fox, Barry Croft Jr., Daniel Harris y Brandon Caserta fueron arrestados en octubre de 2020 luego de una operación encubierta del FBI contra un grupo de milicias del que supuestamente eran miembros, y habían protestado abiertamente por las políticas COVID-19 de Whitmer. Los cuatro fueron acusados ​​de conspiración para secuestrar. Fox, Croft y Harris también fueron acusados ​​de conspiración para usar un arma de destrucción masiva.

El jurado estaba estancado en todos los cargos contra Fox y Croft. El juez declaró un juicio nulo por esos cargos para esos hombres.

El jurado encontró a Harris y Caserta no culpables de todos los cargos de conspiración para cometer secuestro. Harris también fue declarado no culpable de armas de destrucción masiva y cargos de armas de fuego ilegales.

La oficina de Whitmer emitió un comunicado después del veredicto agradeciendo a los investigadores y fiscales por su trabajo, pero dijo que el complot fue «el resultado de una retórica violenta y divisiva que es muy común en todo nuestro país».

“Debe haber rendición de cuentas y consecuencias para aquellos que cometen crímenes atroces. Sin rendición de cuentas, los extremistas se envalentonarán”, dijo su oficina en un comunicado.

Otros dos sospechosos que supuestamente formaban parte de la conspiración, Kaleb Franks y Ty Garbin, también fueron arrestados y luego se declararon culpables de los cargos de armas y conspiración.

Los fiscales federales alegaron que el grupo había planeado meticulosamente secuestrar a la gobernadora y mantenerla como rehén junto con otros en el capitolio estatal en Lansing. Los investigadores dijeron que los hombres supuestamente adquirieron armas, municiones y materiales para explosivos y vigilaron la casa del gobernador.

«La evidencia prueba que todos ellos ya estaban dispuestos a cometer el crimen», dijo el fiscal federal Nils Kessler durante los argumentos finales el 1 de abril.

Agentes encubiertos del FBI se infiltraron en el grupo y grabaron conversaciones sobre su presunta conspiración.

Los abogados de los sospechosos sostuvieron que sus clientes no tenían la intención de secuestrar a Whitmer y que fueron coaccionados por los agentes del FBI.

El abogado defensor Christopher Gibbons dijo al jurado que las afirmaciones del gobierno de que Fox era el cabecilla de la operación eran infundadas.

“Habla mal del gobierno. Habla, solo habla”, dijo durante los argumentos finales el 31 de marzo.

Los fiscales argumentaron que no atraparon a ninguno de los hombres acusados ​​porque los investigadores vieron que los hombres tenían un supuesto patrón de retórica antigubernamental y de odio, y que hablaban en serio sobre llevar a cabo el complot si no los detenían.

Andrew Birge, fiscal federal para el Distrito Oeste de Michigan, dijo en un comunicado que Fox y Croft esperan un nuevo juicio.

“Aunque estamos decepcionados de que el jurado no haya tomado decisiones a nuestro favor, seguimos respetando el sistema de juicio por jurado, independientemente del resultado. Y agradecemos al jurado por su servicio”, dijo en un comunicado.

Javed Ali, ex líder senior de contraterrorismo en el Consejo de Seguridad Nacional y profesor asociado de práctica en la Universidad de Michigan, dijo que los veredictos del viernes fueron un avance legal significativo en lo que respecta a los enjuiciamientos federales.

«En un mundo de contraterrorismo posterior al 11 de septiembre, el Departamento de Justicia rara vez ha perdido casos de contraterrorismo de alto perfil basados ​​en reclamos exitosos de trampa, y este desarrollo abre un agujero en ese historial relativamente intachable de las últimas dos décadas», dijo a ABC News. . «También puede dar impulso a otros grupos antigubernamentales y extremistas que creen en causas similares a las que persiguen los individuos en este caso».


Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

‘Ahora me llaman asesino’ – Il Tempo

Matteo Salvini, secretario de la Liga, habla en el Caffè de la Versiliana en Marina …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.