Policía busca a pistolero en ataque al metro de Brooklyn

Crédito…Andrew Hinderaker/The New York Times

Testigos cerca del lugar del tiroteo del martes describieron escenas de confusión y pánico cuando la policía y el sonido de las sirenas de emergencia irrumpieron en lo que comenzó como una mañana tranquila.

Docenas de autos policiales llenaron las calles a lo largo de la Cuarta Avenida en Brooklyn, bloqueando el tráfico mientras los residentes se acurrucaban detrás de la cinta policial y los helicópteros volaban en círculos.

John Butsikares, de 15 años, estudiante de primer año en Brooklyn Technical High School, dijo que su viaje en un tren R en dirección norte desde Bay Ridge había sido tranquilo, hasta que el tren se acercó a la calle 36 justo después de las 8:30 a.m.

Las puertas del tren se abrieron de golpe, dijo, y el conductor les dijo a los pasajeros que esperaban en la plataforma que se apresuraran a entrar.

“No sabía lo que estaba pasando”, dijo. “Simplemente hubo pánico, y todos comenzaron a amontonarse en el tren R”.

El tren repleto salió rápidamente de la estación y se dirigió a la calle 25, donde los oficiales ordenaron a los pasajeros que evacuaran y abandonaran la estación.

“Estaba asustado”, dijo.

Dijo que acababa de empezar a tomar el tren solo el otoño pasado. Antes del martes, nunca había cuestionado los viajes.

“La gente me ha dicho, ‘Ten cuidado en el tren’, pero en realidad nunca lo había experimentado hasta ahora”, dijo. “No sé si alguna vez me volveré a sentir seguro en el tren, no lo sé”.

Patrick Berry, de 41 años, dijo que ingresó a la estación de la calle 25 con su hija de 3 años alrededor de las 8:25 a. m. Pero cuando subieron al metro unos minutos más tarde, el tren no se movió.

“De repente, desde la parte delantera del tren, escuché a la gente gritar: ‘¡Corre, corre, corre! ¡Ve! Ve! Ve!’ Y luego toda esta gente pasó corriendo junto a nuestro auto, y me sentí como, ‘Dios mío, esto es una estampida’”, dijo Berry.

Agarró a su hija, la levantó y corrió, tratando de adelantarse a la multitud que corría, incluso cuando la gente a su alrededor caía al suelo.

Silvana Guerrero estaba trabajando detrás del mostrador en Sunset Bagels Cafe and Grill, cerca de la estación de metro donde ocurrió el tiroteo, cuando los policías entraron y pidieron al personal que cerrara. Ella y sus colegas vieron cómo se llevaban a varias personas heridas de la escena.

“Vimos salir una ambulancia con una camilla con una persona”, dijo la Sra. Guerrero. “Su pierna estaba lesionada, no estoy seguro exactamente de qué pasó o qué estaba pasando. Y luego vimos que salían dos ambulancias, con dos personas, como saltando sobre una pierna”.

James Lee, de 33 años, un trabajador de T&D Auto Repair en la Cuarta Avenida, estaba dentro del área del garaje del taller, a pocas cuadras de la estación de la calle 36, cuando los agentes de policía comenzaron a llenar la calle.

“No conocía muy bien el vecindario, pero hasta que esto sucedió pensé que estaba bien”, dijo el Sr. Lee, quien comenzó su trabajo en la tienda hace unos dos meses.

Varios de sus compañeros de trabajo toman regularmente el tren para ir al trabajo todas las mañanas sin incidentes, dijo. Pero el Sr. Lee dijo que los informes de ataques en toda la ciudad, junto con la violencia que otros asiático-estadounidenses en la ciudad han experimentado durante la pandemia de coronavirus, lo han dejado temeroso.

Ahora conduce al trabajo todos los días, dijo, y agregó que se había vuelto más cauteloso al viajar por las calles a altas horas de la noche.

“Tengo la guardia en alto cada vez que camino por el vecindario”, dijo.

Dee, propietaria de un negocio en la Cuarta Avenida que se negó a dar su apellido, dijo que acababa de comenzar a encender las luces de su tienda cuando las sirenas de la policía comenzaron a sonar.

Dijo que se ha sentido cada vez más insegura en Brooklyn y evita el transporte público siempre que puede. Lo único que la mantenía en el vecindario era su tienda y sus clientes, dijo.

“No me subo al tren en absoluto”, dijo Dee. “Están sucediendo tantas cosas en las estaciones”.

troy closson, ana ley y chelsia rosa marcio reportaje contribuido.


Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

Covid, 335 nuevas infecciones en Trentino y ninguna muerte – Crónica

TRENTO. Tras la dramática jornada del 17 de agosto, cuyo boletín covid registró …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.