Viruela del mono: 714 casos, controles sobre el italiano que murió en Cuba – Crónica

El turista italiano que, según las autoridades locales, se infectó de viruela del mono, el primer caso registrado en Cuba, murió en las últimas horas. El hombre, Germano Mancini, de 50 años, originario de Pescara, era comandante de los carabinieri en Scorzè (Venecia) desde hacía un par de meses y estaba en la isla desde el 15 de agosto.

El paciente, que se encontraba en un estado crítico inestable desde el 18 de agosto, falleció en la noche del 21 de agosto», dijo el Ministerio de Salud de Cuba en un comunicado. El italiano de 50 años había llegado a Cuba el 15 de agosto y fue ingresado en el hospital tres días después, añadió el ministerio. ‘El informe de la autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal concluye que la muerte fue causada por una sepsis debida a una bronconeumonía con un germen indeterminado y daños en múltiples órganos’, se lee.

Tras los análisis, el ministerio descartó que el paciente padeciera otras enfermedades infecciosas. El italiano se alojaba en una casa alquilada y había visitado varias localidades del oeste del país. El miércoles experimentó «síntomas generales» de malestar y, como persistieron, fue a ver a un médico el jueves. Fue trasladado al hospital tras sufrir una parada cardíaca de la que se recuperó posteriormente. Según el ministerio, las personas que tuvieron contacto con el hombre, que están aisladas, están actualmente asintomáticas.

La embajada italiana en La Habana, en colaboración con la Farnesina, está prestando la máxima asistencia a los familiares.

«La noticia de ayer de la primera muerte entre los casos italianos de viruela del mono, uno de nuestros compatriotas que murió en Cuba, no debería alarmar a la población. Salvo en casos excepcionales, la enfermedad evoluciona de forma benigna, sin complicaciones graves, y la recuperación se produce al cabo de 2-3 semanas». Así lo afirmó el Director General del Hospital Spallanzani, Francesco Vaia.

En una nota, explica que «en comparación con los más de 42.000 casos notificados en países no endémicos, es decir, fuera de África Central y Occidental, sólo ha habido 5 muertes, lo que equivale a una tasa de letalidad de 1,2 por cada 10.000″. Ahora la enfermedad sólo afecta a grupos de población, y disponemos de una vacuna, que es la vacuna contra la viruela de tercera generación (MVA-BN), que tiene una alta capacidad de protección (al menos el 85%) contra la enfermedad. En Spallanzani, el Centro de Vacunación de la Región del Lacio, ya hemos vacunado a más de 500 personas con riesgo de contraer la viruela del mono, y en las próximas semanas se vacunará a muchas más. También en nuestro instituto -dice- estamos realizando estudios sobre la memoria inmunológica de las personas vacunadas contra la viruela. Los datos preliminares indican que más del 90% de las personas que fueron vacunadas hace más de 40 años contra la viruela tienen anticuerpos que reaccionan con el virus de la viruela del mono, a veces en un alto grado».

Estos datos demuestran que «la vacuna contra la viruela es capaz de estimular una respuesta inmunitaria fuerte y duradera, incluso muchos años después». Esta respuesta en las personas con riesgo de viruela del mono se puede recuperar fácilmente incluso con una sola dosis de vacuna. Los que no hayan recibido la vacuna en el pasado, y tengan un comportamiento que les exponga al riesgo de contagio, deben tomar en su lugar dos dosis de vacuna, con 28 días de diferencia». Para Vaia, «se confirma que la vacunación, en este caso sólo sobre la población de riesgo y no sobre la población total, es una vez más una herramienta de protección muy eficaz y duradera para luchar contra esta nueva enfermedad».

«Tenemos que ser prudentes sobre las causas de la muerte del teniente Mancini, no hay documentos, ni siquiera los familiares y los propios carabineros pueden decir nada preciso todavía», dijo Nais Marcon, alcalde de Scorzè (Venecia), la ciudad donde el carabinero prestó servicio. Mancini había estado de servicio en la zona de Treviso, en Zero Brnco, durante un par de años, y luego, transferido a Scorzé, siguió todo el proceso profesional hasta que recientemente se convirtió en jefe de la estación local de los Carabinieri, después de 16 años. «Vivía en la cercana Noale con su mujer -informa Marcon- y tenía un hijo de 20 años. Estamos muy conmovidos por la noticia; Mancini era conocido no sólo por su «uniforme» sino también por su disponibilidad, siempre sonriente, dispuesto a ser el primero en responder a cualquier llamada, y en particular era muy solidario en cuestiones sociales».




Source link

Acerca coronadmin

Comprobar también

Se observan los primeros signos de la nueva ola de COVID-19 en los países más fríos – POLITICO

Los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones están aumentando en el norte de Europa, donde …